¿En que época se ven mas ballenas en Puerto Madryn?

Mi viaje fue decidido de repente, por temas laborales, había pensado viajar en octubre luego de mi cumpleaños. Y cómo autoregalo realizar la excursión embarcados de avistaje de ballenas en Puerto Madryn fue una experiencia fenomenal. Fue la conexión más intensa que jamás tuve con un animal salvaje.

Los avistajes se realizan desde julio a Diciembre con un pico máximo en octubre.

¿Un mal clíma en Península Valdés puede impedir el acceso desde Puerto Madryn e impedir las excursiones de avistaje de ballenas?

El clima de la Niña hizo que lloviera casi una semana seguida durante el mes de octubre y la Península Valdés, a causa de eso, estuvo intransitable por el barro. Generalmente no llueve mucho en este sitio, aunque pude darse en años húmedos como este que llueva de forma continua mas de 7 días, que circular en los caminos solo sea apto para vehículos 4×4 autorizados por prefectura local, luego todo vuelve a su normalidad. Los caminos allí son en su mayoría de ripio y eso complicó aún más las cosas. En esta época no es común tanta lluvia, pero el mundo está cambiando, y a veces toca.

El día anterior, a causa de la bruma, Prefectura Nacional suspendió los permisos de navegación, ya que navegar en esas condiciones era un riesgo tanto para los pasajeros como para las ballenas y sus crías. El avistaje de ballenas en Puerto Madryn no solo es una experiencia única para los visitantes, sino también una fuente de turismo importante, proteger el recurso y la integridad de los animales es una prioridad.

Las Excursiones de avistaje de ballenas generalmente salen de desde Puerto Madryn

Pero al día siguiente mi suerte cambió. Conseguí un lugar en la excursión que partía desde Puerto Pirámides casi de casualidad. Una compañera de habitación en el hostel donde me alojaba, me comentó que tal vez podría acompañarla al día siguiente, que alguien había suspendido en el grupo y podría haber lugar. ¡Era mi oportunidad!

Gracias Luis por compartirnos tu sabiduría y experiencia.

Avistaje de ballenas.

Primeros pasos del recorrido

Salimos bien temprano con las combis de una agencia que me sorprendió gratamente, por la amabilidad y el conocimiento del guía: Luis, uno de los más antiguos de la zona, y por el equipamiento de su 4X4, que es la que se utiliza en el lugar como guía de caravana, equipada con radiofrecuencia y toda clase de tecnología moderna.

Al llegar a la península, nos dejaron ingresar justamente por esta característica que tenía la camioneta en que nos movíamos. Éramos los únicos, en un paisaje en donde el aire nos invitaba a respirar hondo, sentir el viento patagónico y disfrutar.

Yo miraba las estancias y los animales como quien busca algo en particular, sin buscar nada. Unos meses antes, Miguel Mateos, un artista a quien admiro profundamente, había grabado un video clip allí. El recuerdo de su música me transformaba una vez más.

Visitamos el museo, los miradores, paramos a contemplar el paisaje, y llegamos a Puerto Pirámides, un lugar con una magia y una energía increíbles, únicas, trascendentes.

Miradores en Península Valdés

península valdes

Navegar entre ballenas y sus crías

Debido al clima tuvimos que esperar un buen rato y hacer algunos ajustes en los planes del recorrido, y por única vez y como excepción, salimos a navegar más tarde, casi en el atardecer. Fue la experiencia más maravillosa hasta entonces vivida.

ballena franca

El sol en el horizonte caía sobre el mar y las ballenas francas disfrutaban de la libertad en derredor a nuestra embarcación.

El canto de las Ballenas

Se podía oír el canto y la vibración de ellas en el lugar. Las crías, con la venia de sus mayores, daban saltos cerca nuestro al contraste de la estupenda luz del sol que se escondía en el mar.

Lamentablemente, la pesca indiscriminada deja muchos residuos en la superficie y las gaviotas, para alimentarse, lastiman a las ballenas y éstas están cambiando sus hábitos. Las madres enseñan a sus crías a nadar y emerger a la superficie de manera diferente, a veces imprudente para la navegación.

Una de ellas, podíamos oírla, estaba debajo de nosotros y nos sorprendió nadando bien cerca nuestro. Un golpe preciso contra el barco arruinaría el paseo.

Son animales imponentes, enormes, pero jamás sentí temor, salvo cuando la enorme madraza se decidió a permanecer por un rato debajo de nuestra embarcación vigilándonos de cerca. Un golpe certero del animal puede tranquilamente hundir una embarcación pequeña como en la que estábamos.

ballena franca austral

Sin embargo, al rato decidió alejarse, y pudimos seguir contemplando  a aquellos ejemplares, verlos danzar antes de aparearse, cortejarse, coquetear y recorrerse con delicadeza.

puerto piramides

Allí, en la inmensidad del mar y cerca de ellas, si cierras los ojos por un instante y escuchas atentamente, sentirás en tu interior una paz inagotable. Hasta hoy nadie me quita de la mente el recuerdo de esa paz creada por ellas. Era una atmósfera absolutamente onírica y especial.


Tags

No responses yet

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Categorías
Busquemos en Booking
Booking.com
Mejorá tus fotos
fotografia
Suscribete
Pinterest
Pinterest
Instagram
A %d blogueros les gusta esto: